Marianna Gevorgyan: sonido, sueños y magia desde Armenia. Alejandro Leibowich



Foto de R. Asatryan en el parque de Hovhannes Tumanyan


Alejandro Leibowich

Esto puede suceder en una charla de café o en la misma casa de Marianna si ella así lo acepta. En estos casos la distancia en cuanto a lo físico puede ser y no ser al mismo tiempo, porque hay otras formas que parecen también físicas a falta de las primeras. Como salvaguarda de mensajes. Me gustaría tener “Canción de canciones” de Sevak Paruyr en una mano. Ponerlo en alguna mesa y empezar a hacerle preguntas a ella. Tengo que creer que en cierta forma la charla tuvo lugar. Simplemente porque quiero creerlo, y me parece un motivo más que suficiente. El lenguaje para muchos toma entidad propia, y ahí aparece como recurso físico. Es una suerte de metáfora que anula fronteras. Adopta la forma, la sintaxis, la cadencia que necesita, y al transformarse siempre se emancipa. La música es revolución constante en el mensaje. Una reescritura desde la relectura y la reinterpretación. Todo intérprete es irrepetible. Toda representación es única. Y el mensaje, la música, logra la ubicuidad, una omnipresencia dado que desde el lugar desde que se interpreta consigue una red expansiva en cada auditor. Todos se llevan un poco de esa magia, del músico, del artista. Del momento que por más que quede registrado sea en audio o video, es tiempo y ritmo que consumado se evanesce. También es anhelo y deseo, que transmite el intérprete de manera desinteresada, simplemente porque eligió una forma de destino, ser una suerte de mensajero. Según la tradición cristiana gnóstica mensajero y ángel son sinónimos. En Ereván, acá en Armenia, quiero pensar que se hizo muy tarde, tan tarde que todas las defensas del yo de vigilia están demasiado bajas, y lo introspectivo, la verdad revelada al menos desde lo personal se muestra tal como es. Marianna Gevorgyan es su verdad, y quiero que me sea lo más interna, personal y sincera posible.



Iglesia y Estado

“Armenia fue el primer país del mundo en adoptar el cristianismo como religión estatal en el 301 dC. El mismo ha desempeñado un papel inmensamente importante en la formación del pueblo armenio durante más de 1.700 años. La religión ha sido una parte esencial su identidad y ha reformado el curso de su historia”.

2019

Alrededor del 94% de los armenios, son hoy miembros de la Iglesia Apostólica de Armenia. Esta rama de la Iglesia ortodoxa deriva en su fe directamente de los apóstoles Tadeo y Bartolomé, que predicaron en Armenia durante el siglo primero. La misión de esta iglesia, es la preservación de la identidad y la cultura. Aunque la Iglesia armenia tiene el estatus de iglesia nacional, el estado y la iglesia funcionan de manera independiente. Es interesante observar cómo la iglesia armenia enraizada estrechamente con su cultura y sociedad, y con una continuidad de retroacción se nutren mutuamente. Pero ya resulta incluso más que eso, se han fundido en una. Son Armenia, son una nación. Comenzaron sus lazos en los valles más remotos, y los monasterios de montaña. Si bien debía resultar impresionante ese paisaje, tal vez hoy en otras formas lo sea aún más. Un dogma es un vértice esencial de una religión, una doctrina o un sistema de pensamiento. Se tiene por cierto y no puede ponerse en duda dentro de su sistema. Sin embargo la iglesia nacional y el estado tienen una articulación autónoma. Dado esto, la definición clásica de lo que se entiende por dogma, queda anulada y sin valor.


Foto de R. Asatryan en 14th century Church st. Gevorg
                                            


Qanun

El Qanun es un instrumento de cuerda que habitualmente se toca como solista, o sino como parte de un conjunto con una alquimia secreta de pulso interno propia de Oriente. Es conocido por su sonido y una cualidad tímbrica que lo hace único. Cuando en Occidente antes de la implementación de recursos de amplificación en las orquestas sonaban solos de arpa o los famosos trabajos de Joaquín Rodrigo para guitarra clásica, se pedía al resto de los instrumentos “bajar el volumen” para aumentar el foco de atención en el solista. Hasta hace poco el mismo Casella en sus apuntes sobre Instrumentación decía que algo así como que esos instrumentos estaban “limitados” por su volumen a pequeñas formaciones de instrumentos de familias similares. Como sea, los tiempos cambiaron. Se usa también amplificación, pero basta ver tocar a alguien como Marianna Gevorgyan para entender que ahí está todo el caudal en volumen, timbre y expresión que se necesita. Es más, tal vez es un caudal que incluso puede desbordar. La voz expresiva que ella eligió es el qanun, y pareciera que el qanun a manera de doble destino la eligió a Marianna.


Marianna Gevorgyan y el espejo

Ella vive en Ereván, esa misma ciudad la vio nacer. Le gustan los jardines, y su casa está ubicada donde hay una fuente realmente muy bella. Recibe las mañanas junto con café y pastel. El reloj es testigo de que hace no mucho la despertó el canto de las aves. Parece encontrarle un sentido lógico, y eso conecta su mente en el estado de vigilia. Estamos en primavera, y los árboles florecen. Se puede apreciar eso desde las ventanas. El interior tiene alfombras y a la virgen María. Su comida preferida es el dolma, que es tradicional armenio.


A.L.-El qanun tiene una posibilidad de ataque de dos notas. Vos las percutís desde las manos, con un sistema que a la vez parece dedal y plectro. Las cuerdas están divididas en secciones de tres. ¿En qué tipo de madera está construído? ¿Existe una posición “ideal” para este instrumento? Por ejemplo para la guitarra clásica algunos dicen que no existe la posición “perfecta” sino la más aproximada. Describrílo como intérprete.

M.G.-Los qanun armenios se construyen generalmente con cuatro inserciones de piel que soportan un solo puente largo que descansa sobre cuatro pilares arqueados. Los qanun fabricados en Armenia generalmente cuentan con 26 cursos de cuerdas, con tres cuerdas por curso en el caso de todas las variantes regionales. El qanun está hecho de cal, albaricoque, abeto, nogal, haya, sicomoro, madera. Tiene agujeros ornamentales por donde pasa el sonido llamados kafes. Son un componente importante de cómo se constituye el timbre acostumbrado del qanun. Sin embargo, normalmente ocupan diferentes lugares en la caja de resonancia, ya que hay qanun turcos, persas, griegos, azerbaiyanos y árabes. Comparándolos con los qanun armenios pueden variar en forma, tamaño y número según la geografía o el gusto personal. El qanun se toca apoyado en el regazo mientras se está sentado, o a veces de pie.


A.L.-Adaptando un poco al autor angloaméricano T. S. Eliot cuando se refiere a los poetas, podría decirse que los intérpretes inmaduros imitan, los intérpretes supuestamente maduros roban, los malos estropean lo que roban, y los buenos lo convierten en algo mejor. ¿Cómo se construye un buen intérprete? ¿De dónde nace su energía?

M.G.-Soy muy fiel con lo que es la vida y con mi profesión, tengo principios y soy muy firme. No me gusta la imitación, no sólo en la vida, sino en el arte. Para convertirse en un buen músico, hay ciertos puntos a cumplir: ser una buena persona, tener predisposición para el aprendizaje, tener una buena educación, tener talento y ser diligente. Desde el comienzo estudié en la escuela de música, y luego me gradué en el conservatorio con estudios secundarios, maestrías y doctorados.

Obtengo mi energía de la naturaleza, del universo y de mi audiencia.



Foto de R. Asatryan en la Megerian Carpet Company

                                 
A.L.-El primer hombre de las cavernas antes de pintar su primera pintura rupestre, tomó una mezcla que podía fijar colores en las rocas. No sabía ni estéticas, ni normativas (o símbolos funcionales), ni perspectivas, mucho menos armonía, que nace hace relativamente hace poco como ente funcional. Es que quería expresarse, el deseo de transmitir, incluso con carencias y falencias en los lenguajes es muy fuerte cuando el mensaje es imperioso, y sobre excede su formato (imágenes, notas o palabras). El lenguaje nace antes de ser visible y de una forma u otra se impone. Si el autor tiene una legitimidad y autenticidad real, supera toda prueba del tiempo y queda por siempre. Un comentario de época pasadas sobre alguien que logró eso, vencer al tiempo (tarea nada fácil para un mortal): "Komitas nunca compuso una ópera, sinfonía, oratorio o concierto, sin embargo, logró algo mucho mejor. Él estableció las bases fundamentales, el cimiento de una cultura musical nacional, purificando la música armenia. Aún teniendo en cuenta todas las influencias extranjeras, Komitas ha sido legítimamente reconocido como el ‘padre de la música clásica armenia’. Desarrolló algo único. Después del Genocidio, no quedó nada para ser compilado o comparado y mucho menos en condiciones de preservar para las generaciones futuras. Komitas con su sóla presencia, en 11 horas pudo dar con una elocuencia redentora mostrando las cualidades vitales propias de un niño de 4.000 años sobre una civilización que finalmente fue arrancada de su cuna ".

(Carnegie Hall Playbill - octubre de 2008 - "Reverendo Gomidas")

Habláme de Komitas y tus autores preferidos, nacionales y extranjeros.


M.G.-El pueblo armenio es muy talentoso y tiene muchos artistas famosos. Mi favorito es Komitas Vardapet. Me gustan mucho todas sus composiciones y su arte. Komitas Vardapet fue un sacerdote armenio, musicólogo, compositor, arreglista, cantante y maestro de coro. Es considerado el fundador de la escuela nacional de música de Armenia y también reconocido como uno de los fundadores de la etnomusicología.

Recolectó y transcribió más de 3.000 piezas de música folklórica armenia, más de la mitad de las cuales se perdieron posteriormente y sólo alrededor quedan unas 1.200.

Komitas es ampliamente visto como un mártir del genocidio y ha sido representado como uno de los principales símbolos del genocidio armenio en el arte. Se refieren a él como Komitas "salvador de la música armenia". En Armenia, este año se celebra el 150 aniversario de Komitas y Hovhannes Tumanyan.

La potencia al tocar en vivo

A.L.-Manifestás tu necesidad de la energía en el presente, una preferencia por todo lo que pasa en tiempo real. La búsqueda y el equilibrio desde la palabra, para un autor, fue analizado de esta manera por Timbal - Duclaux. Voy a adaptarlo para vos como intérprete.

"1. Si el espíritu del ejecutante coincide demasiado con él mismo no toca más que para aclarar sus ideas, no para comunicarse con el auditor: resulta demasiado un “emisor”.

2. Si el espíritu del ejecutante está demasiado cerca del público, toca únicamente para complacerle, dibujándole una imagen halagüeña de sí mismo: se convierte demasiado en “receptor”.

3. Si el espíritu del ejecutante está demasiado preocupado del lenguaje (partitura, obra) y de los juegos que permite, se olvida de la realidad, del escucha e incluso de su verdad interior. Se vuelve alguien pegado a la “obra”.

4. Si el espíritu del ejecutante está demasiado obsesionado por la realidad de las cosas, olvida su subjetividad, la subjetividad del escucha y la necesidad de encontrar las notas precisas para hacerse comprender. Es demasiado “académico o científico”.

¿Cómo se logra conciliar estos cuatro puntos y poner un acuerdo que o los englobe a todos o que los trascienda?


M.G.-Creo que el artista no debe tener límites, sus horizontes deben ser ilimitados. La conexión entre el artista y el público es muy importante.

En mi arte invierto todo mi amor, alma y cálida energía.

Es la sensación de mi público cuando toco, y lo doy todo, y al final del concierto me inspiran. Cálidos aplausos, cálidas palabras y flores.

Es lo que más me gusta. Los amo. Y lo sienten, porque perciben la sinceridad. Interesante e importante es cuando un extranjero no entiende mi idioma. pero ama mi arte. Entonces me doy cuenta de que el arte no reconoce la nacionalidad. Todas las naciones tienen su propia cultura, pero no el arte, el arte no tiene fronteras, pero la cultura nacional tiene fronteras. Cada nación presenta su cultura mejor que nadie, porque está en su sangre, estoy muy orgullosa de representar mi cultura nacional con toda la responsabilidad que eso implica en mí:

Mi programa es colorido, soul y popular, composiciones armenias clásicas, y también de compositores internacionales como Chopin, Paganini, Albeniz, etc. Mi arte es universal.


Foto de N. Qochunc en el National Centre of Chamber Music
                             
A.L.-¿Cómo preparás un concierto solista de qanun y cómo preparás uno para orquesta?

M.G.-El concierto como solista es muy complicado, hay mucho trabajo, requiere de mucha responsabilidad, y mucho tiempo. En mi concierto en solitario que tuve por el 90 aniversario, dedicado a Khachatur Avetisyans en la cámara de música "Komitas", estuve acompañada con "Tagharan", el conjunto de música antigua. Todos los arreglos de composición fueron realizados por el maestro Sedrak Yerkanyan, quien condujo a “Tagharan”.

Organizo y toco muchos conciertos como solista, y me han confiado varios estrenos de compositores famosos como Vardan Ajemyan y Yervand Yerkanyan. Por mí sugerencia, se escribió una obra para órgano y qanun, que es excepcional.

A.L.-Te escuche también tocar con equipo electrónico o digital. Incluso obras que en otros formatos instrumentales, ya sean como solista o con pequeña orquesta las tocabas con otras dinámicas, otras velocidades, y por ejemplo sin usar recursos como el “rubato” que sí escucho en tus grabaciones tocando encima de estos fondos grabados. ¿Te gusta hacer esto, o es sólo una alternativa más de la que sacás provecho?

M.G.-Sí, por supuesto, me agrada, en cada estilo debe haber buen gusto.


A.L.-Las grabaciones, como si fueran fotografías de tu historia como ejecutante, en tu valoración ¿qué lugar ocupan?

M.G.-Mi registro de trabajo se convierte en la historia de mi vida.

La intérprete

A.L.-Esto está basado y adaptado de “El poeta como vidente” de Rimbaud: "El primer estudio de la persona que quiere ser intérprete es el de su propio conocimiento, de un modo total, absoluto. Comienza por buscar su alma, la examina, la palpa, la comprende. Una vez que la conoce tiene que cultivarla: esto parecería algo simple, sencillo. Pero se trata de hacer que su alma sea auténtica y genuina desde su interior. Y si todavía no resulta un vidente, tiene que convertirse en tal. El intérprete se convierte en vidente en virtud de un largo, inmenso y razonado trabajo de combinación de todos sus sentidos y sensaciones. Tiene que buscar todas las formas de afecto, de sufrimiento, incluso de locura. Conocer hasta el veneno, lo negativo, para poder neutralizarlo. Convertirse él mismo en una forma de panacea. Conseguir así una fuerza sobrehumana y cierta sabiduría suprema. Lo que conoce y su desarrollo para cierto tipo de videncia le pueden hacer intuir lo que no conoce”. Hay cosas que no se pueden explicar. ¿Qué opinás sobre esto y qué agregarías desde tu experiencia e historia personal?

M.G.-Estoy de acuerdo, sí. A cualquier edad, la interpretación suena a su manera, se habla de la madurez interpretativa. Y cada artista tiene su propio estilo, por lo tanto la misma composición obviamente varía.

Mi vida es impredecible, y cada momento es diferente. Lo que me pasa mientras toco en el concierto es inexplicable. Desde el cielo me acompaña una fuerza desconocida del universo. Cuando mi alma llora, mi música también lo hace y lo más interesante es que mi público está llorando con ella, nos acompañamos mutuamente y esto no tiene una explicación.


A.L.-Hablame de literatura y de tu autor preferido Sevak Paruyr quien decía entre otras cosas “Gente, manténgase humana hacia los humanos”. De su pensamiento, cómo te influye y enriquece gente así.

M.G.-En general me encantan los libros, leo mucho. Sevak Paruyr es uno de mis escritores favoritos. Es considerado uno de los más grandes poetas armenios del siglo XX, y leyéndolo la figura de Sevak se agiganta y uno se vuelve más sabio.

A.L.-Tus actividades de ocio creativo, de paseo, dispersión y entretenimiento, ¿cuáles serían?

M.G.-Me encanta estar en contacto con la naturaleza, ahí consigo energía. He estado asistiendo a la ópera, al teatro, a conciertos.

A.L.-¿Qué te viene a la mente si te digo la palabra Argentina, o ciudad de Buenos Aires? ¿Qué expectativas se te generan?

M.G.-Me voy a imaginar de inmediato estando ahí. Me imaginé estando en la Argentina. Estoy muy interesada en su población local, su estilo de vida, las tradiciones, la cocina, la cultura, los museos, los teatros, las salas de conciertos y todo lo demás.

Por otro lado, estoy muy contenta y muy agradecida de que hayas hecho llegar allá un poco de lo que es Armenia, lo que soy y a mi arte. Realmente éste es un país maravilloso. Muchas gracias.


Foto de R. Asatryan en Tsitsernakaberd Armenian Genocide Memorial Complex

                                 
Genocidio armenio


A.L.-”El Genocidio Armenio fue planeado y administrado centralmente por el Estado de Turquía contra toda la población Armenia del Imperio Otomano. Fue llevado a cabo durante la Primera Guerra Mundial entre los años 1915 y 1918”. La palabra genocidio viene del griego y etimológicamente significa “aniquilar una estirpe”. Es por terminología una aniquilación sistemática, ya sea por motivos raciales, políticos y/o religiosos. Desde cierta ingenuidad, pero que al menos resulta o intenta transmitir optimismo. Creo en cierta reconciliación incluso después de las mayores desgracias y tragedias. El dolor es algo que permanece, pero podría ser transformado por acción de otros factores. ¿Qué dirías el respecto?

M.G.-Creo que se necesita amor y bondad para la humanidad. En el mundo, los niños deben nacer y criarse en un lugar saludable, pleno y próspero.


Marianna se queda mirando por una ventana, puedo imaginar un momento de silencio, el silencio a veces dice tantas cosas, e incluso cobra una superlativa forma de autoridad. Se da cuenta y es plenamente consciente que la persona que tiene en su poder una forma de mensaje, la música en este caso. Tiene en sus manos una forma de mejorar e incluso cambiar al mundo.

Las tazas de café quedaron vacías, también sin migas los platos. La esperanza es ya es una forma de futuro. En personas como Marianna Gevorgyan tengo la impresión de que incluso el mañana ya se sabe, se conoce y es autoconsciente. Compartimos la misma mesa y el mismo deseo, aunque sea por uno breve lapso. Quiero creer que esto realmente tuvo lugar. Simplemente quiero creerlo y me parece un motivo más que suficiente.






2 comentarios:

  1. Extraordinaria entrevista que cumple dos funciones: Conocer esta genial Artista y descubrir un gran Escritor. Felicitaciones Alejandro Leibowich!
    Kathy Piazzolla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kathy Piazzolla, no sé cómo se responden este tipo de cosas. Gracias servirá? Si así resulta dado que en este momento no se me ocurre otra palabra, la multiplico. Mil gracias!

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.